Saltar al contenido
Región Orinoquia

Población de la región Orinoquia

La región de la Orinoquia o también conocida con el nombre de Llanos Orientales, corresponde a la zona del país con menor número de habitantes en el país, población que respecta a los departamentos de Arauca, vichada, Casanare, Meta y parte del norte del Guaviare. Los llaneros reflejan tan solo el 3% de la población nacional.

Demografia Orinoquia

Demografía Orinoquia

Colombia cuenta con casi 50 millones de habitantes, siendo la cifra oficial según las estadísticas del DANE 2018 de 48’258.494 ciudadanos colombianos, de los cuales el 3% habitan los departamentos de la zona este, sobre las extensas tierras del piedemonte llanero, siendo respectivamente los departamentos de Arauca, Meta, Casanare y Vichada.

La cifra aproximada demográfica de esta región hoy es de 1,681,273 de habitantes, población acentuada mayoritariamente en las zonas urbanas, contabilizada su población por las principales ciudades de la siguiente manera:

CIUDAD HABITANTES
Villavicencio 527 668
Granada 62 209
Acacías 78,425
Puerto López 33 440
Yopal 170 283
Aguazul 38 530
Orocué 8300
Arauca 75 557
Tame 52 768
Puerto Carreño 15 753

Los llaneros están representados en medio de diversas razas y grupos sociales, entre los cuales se destacan los indígenas, los llaneros y los colonos.

Grupo poblacional indígena: habitantes originarios de la región, habitantes aborígenes de las tierras de la sabana y las llanuras que conforman el territorio de la región, pertenecientes a la cultura arawak.

Grupo poblacional llaneros: corresponde a la raza de mestizos, también catalogados como los criollos, cruce entre sangre europea, raza negra e indígena.

Grupo poblacional colonos: población generalmente proveniente de la región andina. A este grupo se relacionan las características culturales que a nivel nacional reconocen al habitante llanero, considerados como personas muy arriesgadas, agiles y muy francos, además de poseer otras cualidades que relacionan la actividad de la ganadería, en la que se dejan ver los dotes del buen jinete, hombres acostumbrados a la libertad que ofrece las extensivas sabanas y las llanuras que acompañan sus tierras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *